12 jul. 2011

Plástica Blog

Los Bonsáis, hijos del Noise Pop, patria querida
(11 de julio 2011)
Texto de Eduardo Lindes Burnao.

Tu propuesta musical puede -hasta cierto punto-, tener un mal sonido (estar mal grabada o producida), o puedes ser mejor o peor guitarrista o cantante, pero aún así, el talento sigue quedando intacto. Sin embargo hay cosas inexcusables, que recaen directamente sobre la calidad de la obra, como cantar en un mal inglés.
Ya hace tiempo que nos dimos cuenta de que el mal inglés de la música independiente española no era, ni es, el camino a seguir. Eso fue in situ, más o menos sobre el año 92 en plena explosión de bandas como Eliminator Jr., Penélope Trip, Parkinson D.C. o Beef, donde en cambio la gloria fue para Los Planetas y Surfin’ Bichos. ¿Eso significa que estos dos eran mejores? No, claro que no. Pero peores tampoco, solo que gustaron a más gente. Igual que con el mal inglés cantado, que decididamente sí hace peor -en ocasiones insoportablemente peor-, a la propuesta musical. Sin embargo, y alejándonos de la raíz de todo esto (Estados Unidos y Reino Unido), nada hubiera encendido la pólvora del Indie en tierras españolas sin el bendito invento de Elefant Records: Gira Noise Pop 92. Eran otros tiempos y eran 4 bandas (Penelope Trip, El Regalo de Silvia, Bach is Dead y Usura), que dieron el pistoletazo de salida a lo que hoy, y tras un período en el que se pensó que el resurgir de la industria discográfica pasaba por el Hip Hop nacional o por los departamentos cazatendencias de Sony Music y Universal Music, vuelve a renacer con fuerza en tierras asturianas. Patria querida que sabe exactamente qué camino escoger.
La vida es cíclica y una vez muertos los primeros hombres y su alquimia -aunque ellos sigan R que R-, surgen nuevas, desconocidas y modestas propuestas que parecen inventarlo todo de nuevo o generar algo totalmente distinto al resto. Y la cuestión no es si lo hacen no, la cuestión es que volvemos a empezar. Y es en este preciso instante, donde propuestas como Los Bonsáis son el renacer.

Vamos a intentar evitar los chistes fáciles sobre botánica. Los Bonsáis son una banda asturiana formada por Helena y Nel. Dicen no tener influencias en español, o mejor, no lo dicen, lo escriben. “Influencias: My Bloody Valentine, The Vaselines, The pPastels, Black Tambourine, Television Personalities, Ride, The Jesus and Mary Chain, Beat Happening, Another Sunny Day, The Field Mice, The Wedding Present, The Velvet Underground, Shop Sssistans, Phil Spector Wall of Sound …”.
Pero yo, como soy así de puñetero algunas veces, no me lo creo y por eso he empezado hablando de “musica para viejos” o música “de los primeros hombres”, porque las raíces son las raíces y aunque no se sepa o las rechacemos, siempre están ahí. Claro que, en el caso de que así sea, de que no identifiquen al producto nacional como influencia propia, me parecerá muy entrañable que estas bandas compongan y evoquen tanto a tantas otras sin que ellas mismas sean conscientes. Eso se traduciría en madurez para la música española. De músicos cultivados y arriesgados, claro, no generalicemos.
Es probable que para algunos, la propuesta de Los Bonsáis no diga mucho y la voz no se entienda, que para otros, las estructuras sean tan planeteras que “para eso escucho a Los Planetas” y que para nosotros todo lo que venga de Asturias “nos vale”. Pamplinas nada más. No nos vale todo, solo los hijos de la patria.

Texto de Eduardo Lindes Burnao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario